Terapia de alimentación para niños

¿Le preocupa que su hijo no esté recibiendo una nutrición adecuada porque no quiere comer su comida? ¿Su hijo pequeño sólo come nuggets de pollo o macarrones con queso, o se niega a comer en absoluto? ¿Está usted desesperado porque tiene rabietas en la mesa, escupe o tira la comida? La terapia de alimentación puede mejorar la relación de su hijo con la comida y ayudarle a comer una mayor variedad de alimentos nutritivos.

Entender la terapia de alimentación para niños pequeños

Los trastornos de alimentación pediátricos pueden ser preocupantes porque si su hijo no mantiene un peso saludable o tiene deficiencias nutricionales, puede afectar a su crecimiento y desarrollo. También puede ser estresante para usted como padre porque hace que la hora de la comida sea frustrante y un evento desagradable tres veces al día. Algunos signos comunes de los trastornos de la alimentación en los niños incluyen:

  • Rechazo a probar nuevos alimentos
  • Problemas para masticar o tragar
  • Aversión a ciertas texturas de los alimentos
  • Mordazas o vómitos
  • Tanterías a la hora de comer

Pueden ser muchas las causas de los trastornos de la alimentación, incluyendo las siguientes:

  • alergias alimentarias
  • defectos del paladar
  • enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE)
  • exposición retardada a diferentes alimentos
  • trastornos digestivos
  • trastornos del espectro del autismo

Se estima que el 80% de los individuos con discapacidades del desarrollo y más del 45% de los niños con desarrollo típico tienen algún tipo de problema de alimentación.

Pruebas de terapia de alimentación pediátrica

Las evaluaciones de terapia de alimentación se realizan para determinar el alcance y la gravedad de los problemas de alimentación de su hijo. El terapeuta de alimentación pediátrica puede querer ver a su hijo mientras come o intenta comer, y utilizará una variedad de pruebas y herramientas para evaluar los problemas subyacentes. El problema puede estar relacionado con el funcionamiento de su boca o su percepción sensorial, puede ser de comportamiento o puede ser una combinación de problemas. La mayoría de los niños se clasifican en cuatro categorías de problemas de alimentación: rechazo total de los alimentos, selectividad de los alimentos, selectividad de las texturas y déficits en habilidades relacionadas, como la autoalimentación o la regulación de la mordida.

Una vez completada la evaluación, el terapeuta de alimentación pediátrica consultará con el médico de cabecera de su hijo, el médico gastrointestinal, el nutricionista y el terapeuta ocupacional, según sea necesario. A continuación, se le proporcionará un informe sobre los resultados y se discutirán los servicios de terapia de alimentación adecuados. El plan de tratamiento de su hijo se basará en sus necesidades y objetivos individuales.

Ofrecemos planes de tratamiento individualizados para enseñar habilidades vitales de comportamiento a los niños con autismo. Llame ahora para informarse sobre la terapia ABA.

Programe una visita817.442.0222

Terapia de alimentación para niños

Antes de que se proporcione cualquier tratamiento de terapia de alimentación pediátrica, consultaremos con el pediatra de su hijo para asegurarnos de que es seguro que se alimente por vía oral. Incluso si se determina que no es seguro, podrían beneficiarse de la terapia de alimentación para mejorar sus habilidades orales y la exploración oral. La autoalimentación adecuada es esencial para otras habilidades de desarrollo. A medida que crecen y maduran, es posible que sea seguro que coman en un momento posterior, en cuyo caso se puede ajustar el tratamiento.

Los padres también deben estar preparados para participar en el proceso de terapia de alimentación. Revisaremos con los padres cómo poner en práctica técnicas y rutinas de alimentación adecuadas en casa para ayudar a mejorar los tiempos de comida. Es importante que los terapeutas de alimentación y los padres trabajen a la misma velocidad para conseguir el mismo objetivo. Los padres deben estar dispuestos a dedicar al menos 10-15 minutos al día a realizar la terapia de alimentación para su hijo pequeño y a seguir una rutina diaria de comidas.

Aunque cada niño es diferente, los objetivos típicos del programa de terapia de alimentación incluyen:

  • Aumentar la variedad de alimentos sólidos aceptados
  • Aumentar el volumen de alimentos sólidos y/o líquidos
  • Aumentar la variedad de líquidos aceptados
  • Aumentar la textura de los alimentos sólidos aceptados
  • Aumentar sus habilidades de autoalimentación
  • Disminuir la duración de las comidas
  • Disminuir las conductas disruptivas a la hora de comer (e.g., llorar, gritar, pegar, escupir o tirar la comida)

Con la terapia de alimentación y el apoyo adecuados, la hora de la comida puede ser más agradable y beneficiosa para su hijo. Comerán una mayor variedad de alimentos con menos interrupciones. Y lo mejor de todo es que estarán satisfaciendo las necesidades nutricionales que sus cuerpos en crecimiento necesitan. No permita que los trastornos de la alimentación descarrilen el crecimiento y el desarrollo de su hijo ni que hagan insoportable la hora de la comida. Llame hoy a PediaPlex para saber cómo la terapia de alimentación para niños pequeños ayudará a que las frustrantes cenas familiares se conviertan en una cosa del pasado.

Inicie hoy el viaje de su hijo.

817.442.0222

Deja un comentario