Quién fue San Alberto Magno


Este gran doctor de la Iglesia nació en Suabia, Alemania, y estudió en la Universidad de Padua, donde fue recibido en la Orden Dominicana por el Beato Jordán de Sajonia. Fue enviado a la Universidad de París, el centro intelectual de Europa occidental. Fue el primer fraile dominico alemán en recibir el título de Maestro de Teología. Alberto hizo mucho por introducir los escritos auténticos de Aristóteles en el pensamiento occidental y fue pionero en el uso del método inductivo. Sus originales investigaciones sobre el mundo de los animales, las aves, los insectos, las plantas y los minerales despertaron la admiración universal, incluso de Roger Bacon, su par en la investigación científica. «El objetivo de la ciencia natural», decía San Alberto, «no es simplemente aceptar las afirmaciones de otros, sino investigar las causas que actúan en la naturaleza». A pesar de la opinión contraria predominante, demostró que la fe y la ciencia son disciplinas autónomas aunque vayan de la mano. También sostuvo la opinión aristotélica de la esfericidad de la tierra.
Sus escritos enciclopédicos llenan más de cuarenta volúmenes y contienen la mayor parte de los conocimientos conocidos en su época: física, geografía, astronomía, mineralogía, química, biología, matemáticas, escrituras, filosofía y teología. Sus contemporáneos le apodaron ALBERT EL GRANDE y DOCTOR UNIVERSAL. Fue el maestro indiscutible de la teología escolástica hasta que fue superado por su alumno Santo Tomás de Aquino. FUE UN HOMBRE TAN SUPERIOR EN TODAS LAS CIENCIAS, QUE PUEDE SER LLAMADO CON TODA PROPIEDAD LA MARAVILLA Y EL MILAGRO DE NUESTRO TIEMPO. (Ulrich de Estrasburgo). Alberto organizó el nuevo estadio dominicano en Colonia, y fue elegido provincial de la provincia alemana. Predicó la cruzada por toda Alemania y Bohemia y fue nombrado obispo de Ratisbona. Predicó en Roma y ocupó el cargo de teólogo papal en 1256. Su fama era tan grande que cuando estuvo en París se vio obligado a predicar al aire libre debido a la inmensa multitud de sus oyentes. Nuestro santo fraile tenía un tierno amor por la Virgen y escribió extensamente sobre sus prerrogativas. Se dice que la Reina del Cielo se le apareció en un momento crítico de su época de estudiante y le concedió el don de una extraordinaria agudeza intelectual. Le predijo que la pérdida de ese don sería una señal de la proximidad de la muerte. Su memoria le falló durante una conferencia pública tres años antes de su muerte. Murió en 1280 sin enfermedad y rodeado de sus queridos hermanos. Pío XI lo proclamó santo y doctor de la Iglesia el 16 de diciembre de 1931, y Pío XII lo proclamó patrón de los científicos naturales el 16 de diciembre de 1941.

Deja un comentario