Pruebas de muestras divididas

Para las pruebas de drogas y alcohol reguladas por el DOT, las muestras divididas son una práctica estándar. Una prueba de espécimen dividido procede de la misma manera que cualquier otra prueba de orina. Sin embargo, la orina recogida del conductor se divide en dos muestras. Si la primera muestra analizada revela un resultado positivo, la segunda muestra puede ser analizada para confirmar o rechazar los resultados de la primera prueba.

Antecedentes de las pruebas de muestras divididas

Las pruebas de muestras divididas protegen a los conductores y a otros empleados de falsos positivos. Este procedimiento de prueba se hizo obligatorio para la industria del transporte en 1991 cuando se aprobó la Ley Ómnibus de Pruebas para Empleados del Transporte (OTETA). Las disposiciones de la OTETA sobre las muestras divididas tenían por objeto proteger a los conductores de los equipos de laboratorio defectuosos, las confusiones de laboratorio y los falsos positivos provocados por la presencia de medicamentos o alimentos legítimos. Según la OTETA, sólo el empleado puede solicitar la prueba de la segunda muestra. El DOT, el empleador o el oficial de revisión médica (MRO) no tienen la autoridad para ordenar la prueba de la segunda muestra.

Beneficios de las pruebas de muestras divididas

Las pruebas de muestras divididas son beneficiosas tanto para los empleados como para los empleadores. Los empleados tienen la tranquilidad de saber que una confusión en el laboratorio o un mal funcionamiento del equipo no les costará su trabajo y su buena reputación. Los empleadores también se benefician de las pruebas de drogas y alcohol con muestras divididas. Pueden estar tranquilos sabiendo que el empleado no puede proporcionar una muestra de orina artificialmente limpia para una segunda prueba; sólo se analizará la orina que ya se ha recogido.

Pago de pruebas de muestras divididas

Una vez que un empleado ha sido notificado por el MRO de que la primera muestra ha dado positivo, tiene 72 horas para solicitar una prueba de la segunda muestra. Si el empleado no puede pagar por la segunda prueba, la FMCSA requiere que el empleador pague por ella para que la prueba pueda llevarse a cabo de manera oportuna. Después de esto, el empleador puede solicitar el reembolso al empleado de acuerdo con cualquier política de negociación colectiva aplicable o política escrita de la empresa.

Deja un comentario