Popularidad, problemas en el agujero de natación del Jardín del Edén cerca de Felton

El agujero de natación del Jardín del Edén fuera de la carretera 9 en el Parque Estatal Henry Cowell Redwoods atrae a una multitud de personas dispuestas a hacer la caminata de 15 minutos desde la carretera 9 hasta el río San Lorenzo. (Dan Coyro — Santa Cruz Sentinel)

FELTON >>El agujero de natación Garden of Eden en el Parque Estatal Henry Cowell Redwoods puede estar sufriendo bajo el peso de su propia popularidad.

Los visitantes acuden en masa a sus orillas arenosas y a sus aguas frescas a lo largo del río San Lorenzo porque ofrece un respiro del calor del verano. Pero los residentes dicen que la situación del aparcamiento se ha vuelto peligrosa y que a veces la basura se amontona a lo largo del sendero.

Los visitantes también se han lesionado, cayendo sobre rocas expuestas o poco profundas en la piscina. Un hombre cayó unos 12 metros sobre las rocas y quedó inconsciente el miércoles, según Cal Fire. Una mujer de 22 años también sufrió una lesión en la cabeza después de una caída allí el viernes.

Debido a que su aparcamiento de tierra se desborda diariamente y los conductores aparcan en partes estrechas de la carretera 9, el tráfico se atasca con frecuencia. También ha habido más de un caso de conductores que han estado a punto de atropellar a personas mientras cruzaban la autopista.

«Casi atropello a dos niños que se lanzaron delante de mi coche. Me dio un susto de muerte», dijo Brigit Zent, residente de Felton. «Creo que deberían reducir el aparcamiento allí. Está fuera de control».

Ken Surber, un hombre de 54 años de Felton, dijo que «siete días a la semana está ocupado» este verano. «He visto a gente corriendo dentro y fuera de la calzada. He visto a peatones tratando de dirigir el tráfico. Es un circo»

Más personas han visitado el Jardín del Edén este verano debido a las fotos y menciones en Yelp.com y en sitios de medios sociales como Instagram y Facebook, según los visitantes, los residentes y los guardas de los Parques Estatales. El Superintendente de Seguridad Pública de los Parques Estatales, Bill Wolcott, también señaló que el río ha corrido más alto debido a la mayor cantidad de lluvia de este año, dejando más lugares para sumergirse en aguas más profundas.

La portavoz de Caltrans, Susana Cruz, dijo que es legal aparcar a lo largo de la autopista 9 en el lado derecho de la línea blanca donde no hay señales de «no aparcar». Sin embargo, dijo Cruz, Caltrans ha recibido quejas sobre personas que se estacionan en la línea blanca y en lugares inseguros. La Patrulla de Carreteras de California hace cumplir las leyes en la autopista. Aconsejó a los conductores a reducir la velocidad.

«Hay que tener precaución y paciencia», dijo Cruz sobre los conductores. Los peatones, dijo, tienen el derecho de paso.

Aunque la Comisión Regional de Transporte del Condado de Santa Cruz recibió una subvención estatal de 249.000 dólares en junio para más cruces peatonales, iluminación y otras mejoras a lo largo de la carretera 9, el personal de la oficina del supervisor del condado de Santa Cruz, Bruce McPherson, dijo el miércoles que no es probable que la carretera se modifique en ese punto. El uso del dinero de la subvención sigue en planificación y no hay un lugar apropiado para poner un paso de peatones cerca del desvío del Jardín del Edén, dijo Robin Musitelli, un analista en la oficina de McPherson.

En parte debido a la mayor cantidad de gente en el Jardín del Edén este verano, los problemas de basura también han aumentado.

Los visitantes y los guardas de los Parques Estatales han informado de montones de envoltorios de comida, botellas y otros desperdicios dejados por los visitantes que no quieren cargar con ellos en la caminata de 15 minutos desde el río hasta la carretera.

El Superintendente de Seguridad Pública de los Parques Estatales, Bill Wolcott, dijo el miércoles que aunque no hay cubos de basura en el sendero, los guardas recogen periódicamente la basura y trabajan con los responsables del ferrocarril de Roaring Camp para sacarla porque parte del sendero discurre junto a las vías del tren. Los carteles también recuerdan a los visitantes que deben «recoger» la basura.

«Es más o menos una zona de campo», dijo Wolcott.

El miércoles por la tarde, en el pozo de natación, unas cuantas docenas de personas de unos 20 años chapoteaban en el agua y charlaban con amigos en la tranquila orilla del río.

Una pareja de San José, Esther Ho, de 18 años, y Jared Jacoby, de 20, llevaban juguetes flotantes por el sendero hasta el río. Jacoby dijo que la última vez que lo visitaron fue un fin de semana y que había hasta 100 personas en la poza. Volvieron un día de la semana para intentar evitar las multitudes.

Sin embargo, dijo que la multitud del fin de semana era divertida. «Todos eran amables», dijo Ho.

¿Cómo se enteró del lugar? «Por las redes sociales. Viendo a otros amigos publicar sobre él».

Deja un comentario