Modificadores esenciales del ventrículo derecho de doble salida

Introducción

El ventrículo derecho de doble salida (VDD) es un tipo de conexión ventriculoarterial en la que ambas grandes arterias surgen total o predominantemente del ventrículo derecho.1-3 Al definirlo así, el VDD es un descriptor de un aspecto particular de la malformación. En el enfoque segmentario de las cardiopatías congénitas, hay que definir 3 facetas: la morfología, las conexiones y las relaciones.4 Aunque la DSVD define la conexión en la unión ventriculoarterial, no da cuenta de la morfología y las relaciones. Los corazones con DSVR son un grupo extremadamente heterogéneo que muestra diversas características morfológicas, conexiones y relaciones en cada nivel de los segmentos cardíacos y las uniones intersegmentarias.2,3,5 Como consecuencia, las manifestaciones clínicas y los procedimientos quirúrgicos necesarios para los pacientes con DSVR son variables. En consecuencia, se requiere un enfoque diagnóstico integral en la evaluación de los pacientes que presentan DSVR.

La ecocardiografía transtorácica es la investigación de primera línea en el diagnóstico de la DSVR y la descripción de la anatomía quirúrgica y las anomalías asociadas. En la mayoría de los casos de DSVD, la ecocardiografía transtorácica proporciona información suficiente para la toma de decisiones y la planificación quirúrgica.6 Cuando la información ecocardiográfica es insuficiente para este propósito, se realiza una imagen transversal complementaria con tomografía computarizada o resonancia magnética. Las angiografías por tomografía computarizada con contraste o resonancia magnética adquiridas en volumen tridimensional permiten la representación de la superficie endocárdica y la impresión tridimensional de réplicas físicas del corazón para la evaluación anatómica adicional y la planificación quirúrgica, así como para el entrenamiento y la práctica quirúrgica (figura 1).7,8 Además, la representación de la superficie endocárdica en una pantalla de ordenador o los modelos impresos tridimensionales pueden utilizarse para la correlación entre la morfología y las imágenes. En este ensayo pictórico se exponen las cuestiones esenciales y controvertidas de la evaluación de la DSVR con la ayuda de la reconstrucción virtual y física del corazón mediante datos de resonancia magnética tridimensional y tomografía computarizada. Aunque la DSVD se produce con cualquier combinación de situs visceroatrial y conexión auriculoventricular, limitamos nuestra discusión a los casos que se producen en el entorno de situs solitus, levocarida y conexión auriculoventricular concordante.

Figura 1. Proceso de representación de la superficie endocárdica y modelo de impresión tridimensional correspondiente en un caso con ventrículo derecho de doble salida. Se segmentó un modelo de la piscina de sangre a partir de angiogramas de resonancia magnética con gated de electrocardiograma y navegación respiratoria (arriba a la izquierda). Los lugares de fijación de las válvulas cardíacas están marcados con bandas finas. Con la herramienta gráfica de ordenador denominada hollow, se creó una cáscara con un grosor de 1,7 mm (abajo a la izquierda). Se gira el modelo y se eliminan las partes innecesarias (centro) para mostrar la anatomía de la superficie endocárdica (parte superior derecha). El modelo se guardó como un archivo de lenguaje de teselación estándar, y se imprimió un modelo físico como se muestra en la parte inferior derecha. En esta representación de la superficie endocárdica, la superficie exterior no representa la verdadera anatomía.

Modificadores morfológicos esenciales en la DSVR

Como se ha comentado, los corazones con DSVR no tienen uniformidad fenotípica.5 Hay varios modificadores que son responsables del amplio espectro de heterogeneidad de los corazones con DSVR. En casi todos los casos de DSVD, un defecto en el tabique ventricular es un componente esencial de la malformación. Aunque se ha sugerido que el defecto en el septo ventricular debería denominarse comunicación interventricular, nosotros utilizamos el término convencional y más utilizado de comunicación interventricular (CIV) debido a las razones enumeradas al final de este artículo. Las CIV en los corazones con DSVD se han clasificado durante mucho tiempo en 4 grupos: subaórtica, subpulmonar, doblemente comprometida y no comprometida o remota; tras la publicación seminal de Lev et al9 en 1972 (Figura 2; Suplementos de datos2A-2C). Aunque esta convención parece sencilla e intuitiva y ha sido ampliamente adoptada, tiene limitaciones a la hora de cumplir los requisitos para la evaluación quirúrgica.1 Los modificadores importantes de importancia clínica y quirúrgica en pacientes con DSVD incluyen (Tabla):

Tabla. Lista de modificadores esenciales de la anatomía quirúrgica del ventrículo derecho de doble salida

Características Primarias Secundarias
Relación del eje de conducción auriculoventricular con el margen de la CIV CVP perimembranosaNo perimembranosa Comunicación interventricular
Localización de la CIV vista desde el ventrículo derecho Predominantemente de salidaPredominantemente de entradaConfluyente de entrada y salidaPredominantemente trabecular apicalConfluyente que implica las 3 partes Relación de la CIV con el anillo de la válvula tricúspide: A lo largo de <1/3 superior A lo largo de 1/3 a 2/3 superior A lo largo de >2/3 superior
Tamaño y multiplicidad de la CIV Sin restricciónRestricciónNo identificable. CIV Única Múltiple
Orientación del tabique de salida respecto al margen de la CIV Al margen izquierdo de la CIVAl margen derecho de la CIVParalelo al plano de la CIVNo relacionado con el margen de la CIVDeficiente o vestigial
Infundíbulo muscular SubaórticoSubpulmonarBilateralmenteDeficiente Extensión del infundíbulo muscular LargoCorto
Gran relación arterial Normalmente relacionadaEspejo-imagen de la normalidadDextro-malposedLevo-malposedSide-by-side con aorta a la derechaSide-by-lado con la aorta a la izquierda
Estenosis del tracto de salida Estenosis subaórticaEstenosis valvular aórticaEstenosis subpulmonarEstenosis valvular pulmonarAtresia valvular pulmonar Atresia valvular Arco aórtico Hipoplasia tubular no obstruida Interrupción de la coartación
Tipo de DORV Localización de la DSV según la clasificación de Lev et al9: Subaórtica Subpulmonar Doblemente comprometida No comprometida o remota Alineada con el flujo de salida subaórtico Alineada con el flujo de salida subpulmonar Alineada con ninguno de los dos flujos de salida Clasificación del STS-EACTS-AEPC: Tipo de CIV Tipo de tetralogía Tipo de TGA Tipo de CIV no comprometida CVA
Anomalías de las válvulas auriculares Estenosis de la válvula tricúspide o mitral Estrábica o sobrede la válvula tricúspide o mitral Inserción del aparato tensor de la válvula atrioventricular al margen de la CIV o del tabique de salida
Volúmenes ventriculares Volumen ventricular derecho Suficiente espacio para el deflector intraventricular Demasiado poco espacio para el deflector intraventricular Volumen ventricular izquierdo Normal Límite hipoplasia Demasiado pequeño
Otros hallazgos y anomalías asociadas Conexión venosa sistémica anómala Conexión venosa pulmonar anómala Yuxtaposición de los apéndices auriculares Origen y distribución arterial coronaria

AEPC indica Asociación de Cardiología Pediátrica Europea; AVSD, defecto septal atrioventricular; DORV, doble salida del ventrículo derecho; EACTS, Asociación Europea de Cirugía Cardio-Torácica; STC, Sociedad de Cirujanos Torácicos; TGA, transposición de las grandes arterias; y VSD, defecto septal ventricular.

Figura 2. Clasificación de Lev et al9 de las comunicaciones interventriculares (CIV) en el ventrículo derecho de doble salida. Las CIV subaórtica (A), subpulmonar (B) y doblemente comprometida (C) afectan clásicamente a la parte de salida del tabique y, por tanto, se acunan entre las extremidades anterior y posterior de la trabécula septomarginal (TSM). La CIV clásica no comprometida o remota (D) afecta a la parte de entrada del tabique ventricular por detrás y por debajo de la rama posterior de la TSM. AL: rama anterior; Ao: aorta; d: comunicación interventricular; LA: aurícula izquierda; PL: rama posterior; PT: tronco pulmonar; RA: aurícula derecha; y TV: válvula tricúspide.

1. Relación del eje de conducción auriculoventricular con el margen de la CIV (CIV perimembranosa versus no perimembranosa)

2. Localización de la CIV en el septo ventricular vista desde el ventrículo derecho, y relación espacial de la CIV con el anillo a lo largo de la valva septal de la válvula tricúspide

3. Tamaño de la CIV; no restrictiva o restrictiva

4. Orientación del tabique de salida en relación con el margen de la CIV

5. Presencia y extensión del infundíbulo muscular

6. Relación arterial mayor

7. Presencia o ausencia de obstrucción del tracto de salida aórtico o pulmonar

8. Relación de la CIV con las válvulas arteriales (Lev et al’s9) y tipo de VDM (clasificación de la Society of Thoracic Surgeons-European Association for Cardio-Thoracic Surgery-Association for European Paediatric and Congenital Cardiology)1

9. Anomalías de la válvula auriculoventricular

10. Tamaño de las cavidades ventriculares

11. Otras anomalías asociadas

Central interventricular perimembranosa frente a no perimembranosa

La relación del margen de la CIV con el septo membranoso es importante porque el eje de conducción auriculoventricular discurre a lo largo del margen posteroinferior del septo membranoso, independientemente de que esté intacto o defectuoso.10 Las CIV que afectan al tabique membranoso y al tabique muscular adyacente se denominan CIV perimembranosas, en las que el eje de conducción auriculoventricular discurre por el margen posteroinferior de la CIV. Cuando la CIV no afecta al tabique membranoso (CIV no perimembranosa), el eje de conducción auriculoventricular discurre a lo largo del tabique membranoso intacto a una distancia del margen de la CIV. A la hora de definir si la CIV es perimembranosa o no perimembranosa, conviene tener en cuenta que el septo membranoso es la prolongación septal del cuerpo fibroso central que existe normalmente en el espacio triangular entre las válvulas tricúspide, mitral y aórtica. Cuando ni la válvula aórtica ni la pulmonar completan este espacio triangular debido al infundíbulo muscular intermedio, el cuerpo fibroso central mantiene su ubicación entre los aspectos anterosuperiores de los ánulos de las válvulas tricúspide y mitral. En la observación por imágenes y patológica, la naturaleza perimembranosa o no perimembranosa del defecto puede determinarse observando la presencia o ausencia de contacto directo del margen del defecto con el anillo de la válvula tricúspide a lo largo del aspecto más craneal de su valva septal (Figura 3).

Figura 3. Comunicación interventricular (CIV) perimembranosa y no perimembranosa. A, CIV perimembranosa que se extiende predominantemente hacia la salida del ventrículo derecho. B, CIV de doble compromiso que afecta a la parte de salida del tabique ventricular. La CIV perimembranosa en (A) muestra un contacto directo de su margen posterior con el anillo de la válvula tricúspide (VT) en la cara superior de la valva septal, mientras que la CIV doblemente comprometida en (B) está alejada del anillo de la VT. Obsérvese el curso esperado del eje de conducción auriculoventricular (línea de puntos) en cada caso. Ao indica aorta; d, comunicación interventricular; y PT, tronco pulmonar.

Localización de la CIV en el tabique interventricular

Debido a que la reparación quirúrgica de la DSVD se realiza casi siempre desde el lado derecho del corazón, la localización de la CIV se describe tal como se ve desde el ventrículo derecho. La CIV suele afectar a la parte de salida del tabique entre las extremidades anterior y posterior de la trabécula septomarginal (Figura 2A-2C; Suplementos de datosFigura 2A-2C). Con menor frecuencia, la CIV afecta predominantemente a la parte de entrada del septo a lo largo de la valva septal de la válvula tricúspide (Figuras 2D). Sin embargo, la localización de las CIV no se limita a estas localizaciones clásicas. No es infrecuente que la CIV afecte tanto a la parte de salida como a la de entrada del tabique y que la rama posterior de la trabécula septomarginal sea deficiente (figura 4; suplementos de datos 4A-4C). En raras ocasiones, la CIV se produce en la parte trabecular apical del tabique. La DSVD también puede presentarse con una comunicación auriculoventricular que a menudo se extiende hacia uno o ambos tractos de salida (figura 5).

Figura 4. Ventrículo derecho de doble salida con una comunicación interventricular (CIV) perimembranosa que se extiende hacia la entrada y la salida. Una línea de puntos que conecta la parte superior del anillo de la válvula tricúspide y el músculo papilar medial de Lancisi delimita los componentes de entrada (I) y salida (O) de la CIV. La CIV se encuentra a cierta distancia de la válvula aórtica con un largo infundíbulo muscular subaórtico. Obsérvese que el pliegue ventriculoinfundibular (VIF) separa las válvulas aórtica y tricúspide. La CIV está alineada con el tracto de salida subaórtico con el tabique de salida (SO) insertado en el margen superior izquierdo de la CIV. TV indica válvula tricúspide.

Figura 5. Dos casos que muestran un ventrículo derecho de doble salida (VD) con una comunicación auriculoventricular (DSA) y una obstrucción del tracto de salida subpulmonar. A, comunicación interventricular alejada de las válvulas semilunares. El defecto está confinado principalmente en la parte de entrada del septo ventricular. Sin embargo, el defecto está alineado con el tracto de salida subaórtico. Este caso se asoció a un isomerismo derecho. B, DSVA que se extiende hacia la válvula aórtica (tetralogía con DSVA). La extensión craneal de la DSVA alcanza la válvula aórtica. Ambos casos muestran una obstrucción del tracto de salida subpulmonar debido a la desviación del tabique de salida (SO). El septum de salida flota libremente a una distancia por encima del AVSD en (A) mientras que está unido al margen izquierdo de la parte extendida cranealmente del AVSD en (B). Ao indica aorta; y PT, tronco pulmonar.

Extensión de la válvula tricúspide en proximidad a la CIV

El desvío intraventricular de la CIV a una válvula arterial puede comprometer el tamaño y la función de la válvula tricúspide cuando la CIV involucra la parte de entrada del tabique ventricular. Por lo tanto, es importante definir la extensión del contacto directo o la proximidad entre la valva septal de la válvula tricúspide y el margen de la CIV (figura 6; suplemento de datos6A-6C).

Figura 6. Relación entre la comunicación interventricular (CIV) y la valva septal de la válvula tricúspide (VT). Tres casos diferentes que muestran la CIV no relacionada directamente con la inserción de la válvula tricúspide (arriba; A), la CIV relacionada con el tercio superior de la inserción de la válvula tricúspide (centro; B), y la CIV relacionada con los dos tercios de la inserción de la válvula tricúspide (abajo; C). d indica comunicación interventricular.

Tamaño y multiplicidad de la CIV

La CIV es la única o al menos la principal salida del ventrículo izquierdo en la DSVD. Por lo general, la CIV es única y grande y su diámetro es mayor que el diámetro de la válvula aórtica normal correspondiente a la edad. Cuando la CIV es menor que el tamaño de la válvula aórtica normal, la CIV se considera restrictiva.11-13 No es raro que se encuentren CIV musculares adicionales en el tabique trabecular apical. En muy raras ocasiones, no se puede identificar ninguna CIV. En esos casos se considera que la CIV se cierra espontáneamente en la vida fetal o postnatal.3

Orientación del tabique de salida

El tabique de salida es una estructura exclusivamente ventricular derecha en la DSV.2,3 Suele ser perpendicular al tabique ventricular que se fusiona con el margen derecho o izquierdo de la CIV cuando el defecto afecta predominantemente a la parte de salida del tabique (figuras 2A, 2B, 7A y 7B).14 Cuando el tabique de salida se fusiona con el margen izquierdo de la CIV, la CIV está comprometida únicamente con el tronco arterial derecho, que suele ser la aorta (figuras 2A y 7A). Cuando el tabique de salida se fusiona con el margen derecho de la CIV, la CIV está comprometida únicamente con el tronco arterial del lado izquierdo, que suele ser el tronco pulmonar (Figuras 2B, 7B y 8A; Suplemento de datos8A). Con menor frecuencia, el tabique de salida puede ser paralelo al tabique ventricular sin estar unido al margen derecho o izquierdo de la CIV. Cuando la CIV afecta predominantemente a la parte de salida del tabique y el tabique de salida es paralelo al tabique ventricular, la CIV está comprometida con la válvula arterial situada posteriormente (Figuras 7C y 8B; Suplemento de datos8B). Cuando la CIV involucra la parte de entrada del tabique, el margen inferior del tabique de salida parece libre en la salida del ventrículo derecho (Figuras 2D y 7D).

Figura 7. Orientación del tabique de salida (OS) en relación con el margen de la comunicación interventricular (CIV). d indica comunicación interventricular.

Figura 8. Ventrículo derecho de doble salida (VDD) con comunicación interventricular subpulmonar (CIV; la llamada malformación de Taussig-Bing) con diferente orientación del tabique de salida. A, VDDS con el tabique de salida (SO) fusionado al margen derecho de la CIV dejando la CIV exclusivamente comprometida con la válvula pulmonar del lado izquierdo. B, VDDS con el tabique de salida paralelo al resto del tabique ventricular sin fusión a ningún lado de la CIV, dejando la CIV exclusivamente comprometida con la válvula pulmonar situada posteriormente. Las flechas de doble punta atraviesan la CIV. MV indica orificio de la válvula mitral; SA, tracto de salida subaórtico; SP, tracto de salida subpulmonar; y TV, orificio de la válvula tricúspide.

Con frecuencia, el tabique de salida es deficiente o vestigial. La ausencia del tabique de salida con las dos válvulas arteriales en continuidad fibrosa se ha considerado el hallazgo clave de la CIV doblemente comprometida2 (figura 2C). Sin embargo, en los casos en que el tabique de salida está completamente ausente o es vestigial, la CIV no suele estar igualmente comprometida con las válvulas aórtica y pulmonar. Más bien, el compromiso de la CIV es un continuo y puede incluso estar comprometido únicamente con la válvula aórtica o, con menor frecuencia, con la válvula pulmonar (figura 9B). Por el contrario, la presencia del tabique de salida no excluye el diagnóstico de una CIV doblemente comprometida (figura 9A). La extensión del tabique de salida y el compromiso de la CIV con una o varias válvulas arteriales son dos características morfológicas independientes.

Figura 9. Tabique de salida deficiente frente a doble compromiso de la comunicación interventricular (CIV) con las válvulas arteriales. A, En este caso con una CIV doblemente comprometida (d), se observa un pequeño tabique de salida flotante (OS) por encima de la CIV. B, En este caso con un tabique de salida deficiente, con las válvulas aórtica y pulmonar en contacto directo, la CIV se encuentra exclusivamente por debajo de la válvula aórtica. El tabique de salida deficiente no siempre define que la CIV esté doblemente comprometida.

Extensión del infundíbulo muscular

Se define que la válvula aórtica o pulmonar está soportada por un infundíbulo muscular o simplemente el infundíbulo o cono cuando toda la circunferencia del tracto de salida es una estructura muscular. La presencia del infundíbulo implica que la válvula aórtica o pulmonar está separada de la válvula tricúspide por el músculo intermedio llamado pliegue ventriculoinfundibular. El infundíbulo muscular empuja su válvula semilunar de soporte hacia delante y hacia arriba, alejándola de la válvula tricúspide. La extensión del infundíbulo también contribuye a la lejanía de la CIV de la válvula semilunar. Para una ubicación determinada de la CIV en relación con la trabécula septomarginal y la válvula tricúspide, cuanto más largo sea el infundíbulo, más lejos estará la CIV de la válvula semilunar (figura 10).3

Figura 10. Extensión del infundíbulo muscular frente a la distancia entre la comunicación interventricular (CIV) y las válvulas semilunares. La CIV está alineada con la válvula aórtica en ambos casos. La CIV está cerca de la válvula aórtica en (A) mientras que está alejada de la válvula aórtica en (B). En el caso B, la CIV está alejada de la válvula aórtica porque su infundíbulo subaórtico (flecha de doble punta) es mucho más largo que el infundíbulo mostrado en (A). Se puede apreciar una diferencia similar entre los casos mostrados en las Figuras 3A y 4. d indica comunicación interventricular; AR, aurícula derecha; y TSM, trabecula septomarginalis.

Remoteness of the VSD From the Arterial Valves

La falta de compromiso o la lejanía de la CIV respecto a las válvulas arteriales es quizás el tema más controvertido no sólo en la literatura sino también en nuestra práctica diaria. Los defectos que afectan a las partes de entrada o trabeculares se consideran CIV no comprometidas9 o remotas15 . Dado que la distinción entre CIV comprometida y no comprometida es arbitraria en los casos límite, se ha sugerido que la CIV se defina como no comprometida cuando la distancia entre la CIV y la válvula aórtica y pulmonar sea mayor que el diámetro de la válvula aórtica correspondiente a la edad16,17. Aunque esta definición parece clara, debe entenderse que la válvula arterial puede estar a una distancia significativa del margen superior de la CIV que afecta a la parte de salida del tabique si existe un infundíbulo excesivamente largo (figura 10B).3,18,19 Por el contrario, la CIV que afecta predominantemente a la parte de entrada del tabique puede estar cerca de una válvula arterial si ésta no está soportada por un infundíbulo muscular considerable. Por lo tanto, la lejanía de la CIV de las válvulas arteriales viene determinada no sólo por la ubicación de la CIV dentro del septo, sino también por la extensión del infundíbulo. Además, hay que tener en cuenta que las CIV que están comprometidas con una válvula arterial por definición anatómica pueden convertirse en no comprometidas quirúrgicamente cuando existen factores que no permiten el desvío de la CIV a una válvula arterial.2,3,18 Además, es importante que la lejanía de la CIV a las válvulas arteriales no impida el desvío intraventricular. Por lo tanto, las denominadas CIV no comprometidas o remotas deben dividirse en subcategorías según la alineación de la CIV con los tractos de salida subaórtico y subpulmonar.

Relación arterial mayor

Dos corazones que muestran una anatomía intracardíaca casi idéntica se presentarían de forma completamente diferente si se invierte la relación arterial mayor. Los DORV que muestran una anatomía intracardíaca por lo demás típica para los casos de CIV subaórtica tendrían la CIV en una ubicación subpulmonar si se invierte la relación de la gran arteria con respecto a la ubicación aórtica generalmente derecha (Figura 11). Por el contrario, la CIV que muestra una anatomía intracardíaca típica para los casos con una CIV subpulmonar tendrá la CIV en una localización subaórtica si la relación de la gran arteria se invierte con respecto a la localización aórtica normalmente derecha.

Figura 11. Relación arterial mayor y comunicación interventricular (CIV). A, Ilustraciones que muestran la misma anatomía intracardíaca y la posición invertida de los grandes troncos arteriales. El compromiso de la CIV con la válvula semilunar en la mano izquierda y en la derecha es opuesto. B, Modelo impreso tridimensional que muestra la localización de la CIV de forma similar a la figura 9B. Está comprometida con el tronco arterial pulmonar (TP) del lado derecho. Ao indica aorta; d, comunicación interventricular; LA, aurícula izquierda; OS, tabique de salida; RA, aurícula derecha; y TV, válvula tricúspide.

Obstrucción del tracto de salida ventricular

Cuando la CIV está comprometida con una válvula arterial, el tracto de salida que conduce a la válvula arterial no comprometida tiende a estrecharse entre el tabique de salida y la pared libre de su infundíbulo. En otras palabras, la obstrucción del tracto de salida subpulmonar es común en la DSV con CIV subaórtica, mientras que la obstrucción del tracto de salida subaórtico con o sin lesiones obstructivas del arco aórtico es común en la DSV con CIV subpulmonar. Sin embargo, existen amplias excepciones a esta tendencia general.

Volúmenes de la cavidad ventricular derecha e izquierda

La reparación biventricular de la DSVD requiere volúmenes adecuados de ambos ventrículos tras la cirugía. El baffling o tunelización intraventricular compromete el volumen del ventrículo derecho, ya que una parte del ventrículo derecho se incorpora al tracto de salida del ventrículo izquierdo. Por lo tanto, es importante evaluar el tamaño de la cavidad del ventrículo derecho y estimar el volumen del ventrículo derecho restante después de la cirugía prevista.

Otras cuestiones de importancia quirúrgica

DORV ocurre a menudo con conexiones venosas sistémicas o pulmonares anómalas, especialmente cuando hay heterotaxia visceral con isomerismo derecho o izquierdo. Como forma de anomalía conotruncal, no es infrecuente la yuxtaposición izquierda de los apéndices auriculares. Cuando se requiere una operación de switch arterial, deben registrarse los orígenes arteriales coronarios y los cursos proximales.

Defecto septal ventricular frente a comunicación interventricular

Recientemente, se ha sugerido que el canal entre los ventrículos que se ha denominado comunicación interventricular debería denominarse comunicación interventricular presumiendo que la mayoría de los cirujanos e imaginólogos cardíacos definen la comunicación interventricular como el plano para la aplicación de un parche o deflector quirúrgico para reconectar la raíz aórtica con el ventrículo izquierdo.2,3,6,20 Por lo que sabemos, este no es el caso de la mayoría de las instituciones, así como el nuestro. Describimos el plano que se propone llamar comunicación interventricular de forma sencilla y unánime utilizando el término común, CIV. No definimos el plano para el parche quirúrgico o el baffle con ningún nombre, sino que describimos cómo se podría bafflear la CIV a la aorta o al tronco pulmonar con o sin ampliar la CIV o resecar todo o parte del tabique de salida. Al definir la CIV de esta manera, el tabique de salida nunca forma un margen de la CIV porque es una estructura exclusivamente ventricular derecha en la DSVD, así como en la tetralogía de Fallot. Lo que llamamos CIV es idéntico a lo que otros denominan comunicación interventricular.2,3,6,20

Divulgaciones

El Dr. Yoo es el propietario de una empresa de impresión tridimensional (3D) 3D Human Organ Printing and Engineering Medical y el director de la organización sin ánimo de lucro International Medical Image Bank for Congenital Heart Diseases. Los demás autores no informan de ningún conflicto.

Notas a pie de página

El suplemento de datos está disponible en http://circimaging.ahajournals.org/lookup/suppl/doi:10.1161/CIRCIMAGING.117.006891/-/DC1.

Correspondencia a Shi-Joon Yoo, MD, Department of Diagnostic Imaging, The Hospital for Sick Children, 555 University Ave, Toronto, Ontario, Canada M5G 1X8. Correo electrónico

  • 1. Walters HL, Mavroudis C, Tchervenkov CI, Jacobs JP, Lacour-Gayet F, Jacobs ML. Congenital heart surgery nomenclature and database project: double outlet right ventricle.Ann Thorac Surg. 2000; 69(suppl 4):S249-S263.CrossrefMedlineGoogle Scholar
  • 2. Ebadi A, Spicer DE, Backer CL, Fricker FJ, Anderson RH. Double-outlet right ventricle revisited.J Thorac Cardiovasc Surg. 2017; 154:598-604. doi: 10.1016/j.jtcvs.2017.03.049.CrossrefMedlineGoogle Scholar
  • 3. Anderson RH, McCarthy K, Cook AC. Doble salida del ventrículo derecho.Cardiol Young. 2001; 11:329-344.CrossrefMedlineGoogle Scholar
  • 4. Tynan MJ, Becker AE, Macartney FJ, Jiménez MQ, Shinebourne EA, Anderson RH. Nomenclature and classification of congenital heart disease.Br Heart J. 1979; 41:544-553.CrossMedlineGoogle Scholar
  • 5. Anderson RH. Carta al editor. Cuál es la mejor manera de definir el ventrículo derecho de doble salida al describir corazones con malformaciones congénitas.Anat Rec (Hoboken). 2013; 296:993-994. doi: 10.1002/ar.22716.CrossrefMedlineGoogle Scholar
  • 6. Mahle WT, Martínez R, Silverman N, Cohen MS, Anderson RH. Anatomía, ecocardiografía y abordaje quirúrgico del ventrículo derecho de doble salida.Cardiol Young. 2008; 18(suppl 3):39-51. doi: 10.1017/S1047951108003284.CrossrefMedlineGoogle Scholar
  • 7. Yoo SJ, Thabit O, Kim EK, Ide H, Yinm D, Dragulescu A, Seed M, Grosse-Wortmann L, van Arsdell G. 3D printing in medicine of conetnital heart diseases.3D Printing Med. 2016; 2:3. doi: 10.1186/s41205-016-0004-x.CrossrefGoogle Scholar
  • 8. Yoo SJ, Spray T, Austin EH, Yun TJ, van Arsdell GS. Entrenamiento quirúrgico práctico de cirugía cardíaca congénita utilizando modelos impresos tridimensionales.J Thorac Cardiovasc Surg. 2017; 153:1530-1540. doi: 10.1016/j.jtcvs.2016.12.054.CrossrefMedlineGoogle Scholar
  • 9. Lev M, Bharati S, Meng CC, Liberthson RR, Paul MH, Idriss F. A concept of double-outlet right ventricle.J Thorac Cardiovasc Surg. 1972; 64:271-281.CrossrefMedlineGoogle Scholar
  • 10. Soto B, Becker AE, Moulaert AJ, Lie JT, Anderson RH. Classification of ventricular septal defects.Br Heart J. 1980; 43:332-343.CrossrefMedlineGoogle Scholar
  • 11. Judson JP, Danielson GK, Puga FJ, Mair DD, McGoon DC. Ventrículo derecho de doble salida. Surgical results, 1970-1980.J Thorac Cardiovasc Surg. 1983; 85:32-40.CrossrefMedlineGoogle Scholar
  • 12. Mazzucco A, Faggian G, Stellin G, Bortolotti U, Livi U, Rizzoli G, Gallucci V. Surgical management of double-outlet right ventricle.J Thorac Cardiovasc Surg. 1985; 90:29-34.CrossrefMedlineGoogle Scholar
  • 13. Goldberg SP, McCanta AC, Campbell DN, Carpenter EV, Clarke DR, da Cruz E, Ivy DD, Lacour-Gayet FG. Implications of incising the ventricular septum in double outlet right ventricle and in the Ross-Konno operation.Eur J Cardiothorac Surg. 2009; 35:589-593; discussion 593. doi: 10.1016/j.ejcts.2008.12.035.CrossrefMedlineGoogle Scholar
  • 14. Yoo SJ, Lim TH, Park IS, Hong CY, Song MG, Kim SH, Lee HJ. MR anatomy of ventricular septal defect in double-outlet right ventricle with situs solitus and atrioventricular concordance.Radiology. 1991; 181:501-505. doi: 10.1148/radiology.181.2.1924795.CrossrefMedlineGoogle Scholar
  • 15. Zamora R, Moller JH, Edwards JE. Ventrículo derecho de doble salida.Chest. 1975; 68:672-677.CrossrefGoogle Scholar
  • 16. Belli E, Serraf A, Lacour-Gayet F, Hubler M, Zoghby J, Houyel L, Planche C. Double-outlet right ventricle with non-committed ventricular septal defect.Eur J Cardiothorac Surg. 1999; 15:747-752.CrossrefMedlineGoogle Scholar
  • 17. Artrip JH, Sauer H, Campbell DN, Mitchell MB, Haun C, Almodovar MC, Hraska V, Lacour-Gayet F. Biventricular repair in double outlet right ventricle: surgical results based on the STS-EACTS International Nomenclature classification.Eur J Cardiothorac Surg. 2006; 29:545-550. doi: 10.1016/j.ejcts.2005.12.038.CrossrefMedlineGoogle Scholar
  • 18. Stellin G, Ho SY, Anderson RH, Zuberbuhler JR, Siewers RD. The surgical anatomy of double-outlet right ventricle with concordant atrioventricular connection and noncommitted ventricular septal defect.J Thorac Cardiovasc Surg. 1991; 102:849-855.CrossrefMedlineGoogle Scholar
  • 19. Beekman RP, Bartelings MM, Hazekamp MG, Gittenberger-De Groot AC, Ottenkamp J. The morphologic nature of noncommitted ventricular septal defects in specimens with double-outlet right ventricle.J Thorac Cardiovasc Surg. 2002; 124:984-990.CrossrefMedlineGoogle Scholar
  • 20. Anderson RH, Spicer DE, Henry GW, Rigsby C, Hlavacek AM, Mohun TJ. Qué es la anulación aórtica?Cardiol Young. 2015; 25:612-625. doi: 10.1017/S1047951114001139.CrossrefMedlineGoogle Scholar

Deja un comentario