Los auxiliares de vuelo de Delta tendrán por fin nuevos uniformes que no los enfermen

Foto: Delta

Dieciocho meses después de que salieran a la luz los informes de que los uniformes de Delta Airlines para los auxiliares de vuelo y otros empleados de servicio les producían sarpullidos, la compañía ha anunciado que tendrán unos nuevos… a finales de 2021. Los uniformes actuales fueron diseñados por Zac Posen para Lands End en 2018. Poco después de distribuirlos, los empleados empezaron a notar que les salía urticaria, se les caía el pelo o tenían ataques de tos. Se presentó una demanda en Wisconsin (donde Lands’ End tiene su sede) en nombre de 525 empleados de Delta, en su mayoría auxiliares de vuelo.

El sindicato de auxiliares de vuelo de Delta emitió un comunicado sobre el anuncio diciendo: «Esta es una noticia bienvenida y una acción apropiada, aunque con dieciocho meses de retraso.» Sin embargo, recomendaron que el uniforme tóxico sea eliminado totalmente y sustituido por la alternativa. Actualmente, a algunos empleados de Delta se les permite llevar otra ropa no uniforme al trabajo, sólo tienen que ser aprobados. «En respuesta a nuestros empleados, hemos tomado medidas en los últimos meses para abordar los comentarios recibidos sobre el uniforme, incluyendo la oferta de prendas alternativas, la contratación de expertos en tejidos y la realización de pruebas químicas exhaustivas», dijo Ekrem Dimbiloglu, el director del nuevo programa de uniformes a WSB-TV Atlanta.

Los auxiliares de vuelo de Delta no son los primeros en quejarse de problemas de salud relacionados con sus uniformes. Los asistentes de vuelo de Alaska Airlines y American Airlines demandaron en 2012 y 2016, respectivamente. Los síntomas son todos similares: sarpullidos, urticaria, ampollas. Los empleados de Delta también informaron de síntomas parecidos a los de la gripe o migrañas. En el caso de Alaska Airlines, los uniformes fueron sustituidos, pero la compañía no reconoció la relación entre los uniformes y los síntomas. El Instituto Nacional de Seguridad y Salud Laboral tampoco encontró ninguna relación entre los síntomas y el fabricante de los uniformes, Twin Hill.

De forma similar, un estudio encargado por Delta no encontró ninguna sustancia química que pudiera haber causado las reacciones en los uniformes (poco después, los auxiliares de vuelo de Delta se sindicaron). Sin embargo, es posible que se deba a una combinación de sustancias químicas y no a una en particular. Según Business Insider, un funcionario de la industria dijo que los procesos que hacen que un uniforme sea resistente a las manchas, las arrugas y las llamas también pueden hacerlo tóxico para las personas que lo llevan. Como los auxiliares de vuelo llevan sus uniformes en un entorno cerrado durante un largo periodo de tiempo, están más expuestos a esas sustancias químicas. Por ejemplo, los uniformes de Alaska, American y Delta Airlines contenían formaldehído, pero no lo suficiente como para hacerlos peligrosos, según OEKO-TEX, un grupo que comprueba la presencia de sustancias químicas nocivas en los tejidos.

Es importante señalar, como hizo un estudio de Harvard, que las sustancias químicas utilizadas no sólo se emplean en los uniformes: la ropa tratada químicamente también está a disposición de los consumidores, y los tratamientos no suelen figurar en la etiqueta. Los auxiliares de vuelo son una placa de Petri particularmente buena para ver cómo estos productos químicos interactúan realmente con nuestra piel.

Deja un comentario