El triángulo de trabajo en la cocina ha muerto: distribuye tu cocina por zonas

Foto: James Bombales

Al teclear «triángulo de trabajo en la cocina» en la barra de búsqueda de Pinterest aparecen un montón de planos dibujados de forma primitiva y etiquetados con las llamadas «reglas» para adoptar este concepto de diseño ancestral. Pero Nikki Fisher-Gigault, fundadora de NFG Designs y antigua diseñadora de cocinas, cree que la teoría del triángulo está totalmente desfasada. «Me sorprende que todavía escuche este término, para ser honesta», dice Fisher-Gigault. «No siempre es realista, especialmente en las casas que son bastante grandes».

El concepto del triángulo de trabajo en la cocina no surgió de forma natural, sino que fue desarrollado en la década de 1940 por investigadores de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Illinois. Su intención era reducir los costes de construcción mediante la estandarización de las prácticas, no necesariamente hacer que las cocinas fueran más eficientes para los chefs domésticos.

«La parte esencial de una cocina bien diseñada no es tanto ceñirse al libro de reglas sobre lo que es el triángulo, sino pensar en las diferentes zonas de trabajo: cómo las utilizas, cuáles son tus necesidades de almacenamiento, y luego construir tu cocina en torno a eso», explica Fisher-Gigault.

Foto: James Bombales

Aunque los requisitos de las zonas de trabajo pueden variar en función de la distribución y las necesidades de tu cocina, Fisher-Gigault recomienda centrarse en lo siguiente: Su zona de cocción, su zona de limpieza, su zona de preparación y su zona de almacenamiento.

Supongamos que está planeando una amplia renovación de la cocina y está buscando integrar una isla. Es probable que la mayor parte de los cortes se realicen allí, por lo que tiene sentido incluir un cubo de basura o de compostaje extraíble. «No querrás tener que ir a la basura al otro lado de la cocina con una tabla de cortar o un bol», dice Fisher-Gigault. (Nota al margen: no puedo contar la cantidad de veces que he tenido que ahuyentar a mi perro para que no se comiera los restos de cebolla caídos mientras hacía exactamente esto).

La zona de cocción, muy utilizada, está formada por el horno de pared, la placa de cocción y la campana extractora, mientras que la zona de limpieza suele incluir el fregadero, el lavavajillas y un cubo de basura (nunca está de más tener más de uno). Almacenar la vajilla cerca de la zona de limpieza también es una buena idea y hace que descargar el lavavajillas sea menos molesto.

Foto: James Bombales

Fisher-Gigault aconseja que la zona de almacenamiento, es decir, el frigorífico y la despensa, se sitúe en el perímetro. «Mantén las zonas principales de funcionamiento agrupadas y luego las cosas a las que no accedes tan a menudo deberían ir a un lado o a una parte de la cocina», añade.

Si estás pensando en embarcarte en una renovación de la cocina por tu cuenta, no te dejes llevar por la geometría de la misma. «Cuando descubres las zonas y cuáles son los requisitos para ellas, es cuando todo encaja», dice Fisher-Gigault. «Y, por extraño que parezca, suele ser una especie de triángulo. Sólo que no es tan técnico ni se ajusta a las normas en cuanto al espacio exacto necesario entre los tres elementos».

Descansa en paz, triángulo de trabajo en la cocina. Has tenido una buena carrera!

Deja un comentario