¿Dónde está Doc?

Hay muchos misterios relacionados con el Viejo Oeste y las leyendas que han nacido de esa época. Pero ningún misterio es tan profundo o tan debatido como el tema del lugar de enterramiento de Doc Holliday. Sin duda, muchos dirán que ese tema no es un misterio en absoluto. Está enterrado en el cementerio de Linwood en Glenwood Springs, Colorado. Bueno, él murió en Glenwood Springs, pero si todavía está enterrado allí es muy cuestionable. En las palabras que siguen voy a llamar la atención y diseccionar la posibilidad de que no esté enterrado en Colorado sino en Griffin, Georgia. He realizado numerosas entrevistas y he hablado con algunos miembros de la familia al respecto. Para empezar, diré que creo sin ninguna duda que John Henry Holliday descansa en el cementerio de Oak Hill en Griffin, Georgia, su lugar de nacimiento y el estado que tanto amaba. Entonces, ¿por qué yo, y muchos otros debo añadir, creemos esto tan firmemente? Las razones son muchas pero válidas.

Primero, veamos algunos de los hechos y tengamos en cuenta que este es un relato muy abreviado. John Henry «Doc» Holliday falleció el 8 de noviembre de 1887 alrededor de las 10 de la mañana. Se dice que fue enterrado alrededor de las 4 de la tarde. Una de las historias que he descubierto es que su cuerpo fue sacado del Hotel Glenwood (no del Sanatorio Glenwood como se dice en las películas de Hollywood) y llevado a la colina donde hoy se encuentra su lápida. (También hay que tener en cuenta que esta lápida ha sido sustituida por una más precisa.)

Nueva lápida en el cementerio de LINWOOD

Otra historia dice que el tiempo era demasiado malo la tarde del 8 de noviembre para que el grupo funerario hiciera este viaje hasta la colina, así que simplemente lo enterraron en otro lugar con el plan de trasladarlo cuando llegara la primavera. Entonces se «perdió» la tumba. Una historia menciona desprendimientos de lodo, lo cual es poco probable según Oscar D. McCollum debido al lugar donde tendría que haberse producido el desprendimiento. Luego hay una historia de que el cementerio fue trasladado. La otra historia dice que muy probablemente su cuerpo ahora descansa en el patio trasero de alguien. Ahora, ¿realmente crees que es posible que alguien pierda la tumba de alguien como Doc Holliday?

También he encontrado a través de mi investigación que la historia del mal tiempo y la tumba perdida eran simplemente una treta hecha con la esperanza de desviar a unos pocos buscadores de leyendas que querían perturbar la tumba. Esto suena más plausible que el hecho de que alguien perdiera su tumba. Según Bill Dunn, un primo lejano de John Henry, Susan McKey Thomas se encargó de viajar a Glenwood Springs, Colorado, en 1974. Preguntó por el cuerpo de su famoso antepasado y una de las historias dice que le dijeron que si podía encontrar el cuerpo podría tenerlo. Otra versión es que le dijeron que su cuerpo ya había sido retirado y llevado a Georgia.

Otro hecho relacionado con la muerte de John Henry Holliday es que al fallecer se envió una notificación a su prima hermana, Mattie Holliday, entonces conocida como la Hermana Mary Melanie, una Hermana de la Misericordia en Georgia. Se habían carteado durante los quince años que él había estado fuera de casa. Así que allí en Georgia se encontraba la hermana Melanie con la noticia de que su querido John Henry había fallecido y estaba enterrado en Glenwood Springs, Colorado. Tambien hay que tener en cuenta que sus pertenencias fueron enviadas a ella.

Así que después del 8 de noviembre de 1887 Mattie sabía la ciudad y el estado en el que estaba enterrado. Estoy segura de que, como corresponde, se puso en contacto con varios miembros de la familia para comunicarles esta triste noticia. Estoy seguro de que ella conocía el corazón y los deseos de John Henry mejor que cualquier otra persona viva y se habría impuesto a la familia para asegurar que su cuerpo fuera llevado a casa donde pertenecía y donde él quería. Además, como soy del Sur, conozco a las familias sureñas y la mayoría de ellas se toman en serio la muerte y a sus muertos. Creo que eso es cierto para cualquier familia. Pero se que aqui en el sur, las disputas familiares se han iniciado en lo que respecta a donde un miembro de la familia es puesto a descansar.

Asi que vamos a tomar los argumentos uno por uno.

Se ha argumentado que el Mayor Henry Holliday, el padre de John Henry, todavia estaba en desacuerdo con su unico hijo y no se habria inclinado a tener su cuerpo llevado a casa. Esto no lo creo posible. Independientemente de cualquier mala voluntad, si es que todavía existía alguna por parte del Mayor en 1887, John Henry era el único hijo del Mayor Holliday. Sostengo que él no habría querido que el cuerpo de su único hijo se quedara en el oeste. Lo hubiera querido en casa. El Mayor tenía los medios y el dinero para hacer realidad ese deseo. Tenía una influencia considerable en Georgia, incluso llegó a ser el alcalde de Valdosta.

De acuerdo con la información obtenida, el Mayor Henry Holliday era conocido y quizás amigo de la familia Thomas. La familia Thomas es propietaria de las parcelas de enterramiento que se cree que son el lugar de descanso de John Henry y su padre. Algunos han sacado a relucir el hecho de que no hay ninguna lápida. Estoy seguro de que la familia no quería que nadie buscara la tumba para perturbarla y se esforzó por ocultarla. El argumento de que la familia estaba preocupada por su notoriedad y, por tanto, trató de protegerlo de los curiosos es muy creíble. Todo el mundo desea la paz. ¿Es tan difícil imaginar que la familia deseaba la paz tanto para ellos como para su famoso miembro?

La familia siempre fue muy unida y, a pesar de la infamia que John Henry había traído al apellido Holliday, se le seguía viendo como familia. Algunos podrian argumentar que el nunca deseo regresar a Georgia. Pero cuando John Henry dejó Georgia para viajar a Dallas, Texas, no lo hizo pensando que nunca volvería. Según Karen Holliday Tanner, en In Search of the Holliday’s, incluso la familia creía que se recuperaría pronto y volvería a casa. De hecho, dejó la mayoría de sus pertenencias en Georgia, en casa de su tío, el doctor John Stiles Holliday. Entonces, ¿por qué dejaría parte de sus pertenencias en Georgia si ya había decidido no volver nunca?

Hay que recordar que si John Henry no hubiera entrado en contacto con la tuberculosis, probablemente nunca habría salido de Georgia. Ya había hecho planes para comenzar una sociedad con su primo, Robert Holliday tan pronto como Robert se graduara. John Henry fue también el preceptor de Robert en la escuela de odontología. Ya tenía su futuro planeado y esta vida estaba centrada en Georgia. Por lo tanto, no me parece cierta la idea de que John Henry nunca deseara volver a casa.

El siguiente argumento es que en Colorado existían leyes estatales relativas al traslado de cualquier cuerpo que hubiera fallecido por una enfermedad contagiosa. Según esta creencia, incluso si los miembros de la familia hubieran llegado a Colorado para recuperar el cuerpo de John Henry, no se les habría permitido hacerlo debido a esta ley.

Al hacer mi investigación, me puse en contacto con la Biblioteca del Tribunal Supremo de Colorado en Denver, Colorado. Hablé con una señora muy amable llamada Goldie que me puso en contacto con la división de Archivos. Luego hablé con el Sr. Paul Levit a través de una conversación telefónica sobre si había leyes vigentes durante la última mitad del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX.

El Sr. Paul Levit, quien me dijo que tenía su permiso para citarlo, me dijo que no podía encontrar ninguna ley en existencia sobre la remoción de tumbas de alguien que hubiera muerto de una enfermedad contagiosa. Entonces buscó alguna ley específica sobre la tuberculosis. La primera ley en vigor que trataba específicamente de la tuberculosis, según el Sr. Levit, fue en el año 1966. En ese momento, según mi investigación, el cuerpo de John Henry ya había sido retirado y enterrado de nuevo en Griffin, Georgia.

Ahora creo que también hay que tener en cuenta la mentalidad relativa a la tuberculosis durante el siglo XIX o el consumo, como se denominaba generalmente entonces. Aunque era una enfermedad temida también era romántica. Era una enfermedad común en aquella época e incluso hoy en día sigue afectando a muchos. Sin embargo, el tratamiento de la tuberculosis hoy en día es muy diferente al de la época de John Henry.

La tuberculosis puede afectar a numerosas partes del cuerpo humano, pero generalmente a los pulmones. El tratamiento general de la enfermedad en aquella época incluía reposo, aire seco y una dieta saludable con ejercicio moderado. No se consideraba tan contagiosa como hoy en día. De hecho, John Henry se movía a sus anchas sin ninguna restricción y mantenía relaciones estrechas durante el tiempo que duró su enfermedad.

Todo lo que se necesita para infectarse es tener un contacto cercano con alguien que tenga la enfermedad activa. Por supuesto, estar infectado con la bacteria de la tuberculosis no significa que vaya a progresar a una tuberculosis activa. También hay que tener en cuenta que no hay registro de que Wyatt, Morgan, Virgil Earp o incluso Kate Elder (ella también utilizó numerosos apellidos y alias como Big Nosed Kate) se enfermen de Tuberculosis activa. Nunca se sabrá si tenían o no el germen. Pero el hecho es que los viajes de Doc Holliday no estaban limitados y sus relaciones tampoco. Esto dice mucho de cómo la gente veía la enfermedad en esa época. Si la gente veía esta enfermedad con una actitud tan despreocupada, ¿por qué entonces habría habido la necesidad de una ley diseñada para detener el re-entierro de alguien que había muerto de esta enfermedad?

Hablando con miembros de la familia y con Bill Dunn en particular, he reunido algunos datos más sobre el re-entierro de John Henry. Según esta conversación, un caballero llamado Newton Crouch, Sr. llevó a un amigo al cementerio de Oak Hill en la década de 1940 y señaló una tumba en particular y transmitió la información de que el cuerpo dentro de esa tumba era nada menos que John Henry «Doc» Holliday. El nativo de Griffin, Osgood Miller, empleado de Clark Monument durante 46 años, recuerda una conversación con el Sr. Charlie McElroy. El Sr. McElroy fue el superintendente del cementerio de Oak Hill durante la década de 1930 y reconoció al Sr. Miller que la tumba era la de John Henry Holliday. Otra residente de Griffin, Laura Mae Clark, designó la tumba de losa de hormigón como la del famoso dentista. La Sra. Clark fue una residente de toda la vida de Griffin y una historiadora local.

También se cree que la tumba junto a la de John Henry es la de su padre, el Mayor Holliday. Ahora, muchos también argumentan que hay una tumba que lleva el nombre del Mayor en Valdosta, Georgia. También he descubierto una historia de que no había una lápida para el Mayor y después de algún tiempo la gente no sabía exactamente dónde estaba. Entonces la familia de Rachel Martin, la segunda esposa del Mayor, puso una lápida en una tumba que anteriormente había tenido una lápida emitida por el gobierno.

Hay una lápida, bastante antigua, con el grabado «C.S.» y debajo otra lápida mucho más nueva con el nombre del Mayor Holliday. Muchos se preguntan por qué el nombre del Mayor no está grabado en la lápida original si esa es realmente su tumba.

De lo que he aprendido creo que después de haber sido contactado por Mattie en relación con la muerte de John Henry que el Mayor Holliday o Robert o tal vez ambos viajaron a Glenwood Springs, Colorado para recuperar el cuerpo. Estoy seguro de que no había pasado mucho tiempo cuando esto ocurrió, definitivamente no más tarde de principios de 1900. Y por supuesto ningún miembro de la familia habría mencionado o discutido la enfermedad que John Henry había padecido con nadie en Colorado.

Ahora he investigado si Georgia tenía o no alguna ley referente al re-entierro de alguien que hubiera muerto de una enfermedad contagiosa. No me he enterado de que exista ninguna ley al respecto. Por supuesto que el Mayor Holliday tenía la influencia y el dinero para hacer que las cabezas correctas voltearan los ojos en la dirección correcta. Si el sistema de «good ole boy» está vivo y coleando en el Sur (al menos donde yo vivo) en el año 2005, estoy seguro de que ya existía entonces. Y el dinero y la influencia pueden mover montañas si existiera alguna, lo cual, según la investigación, no existía.

Para estar totalmente seguro de que el cuerpo de John Henry descansa en la tumba en Georgia, esas tumbas tendrían que ser desenterradas y hacer pruebas de ADN. Ahora bien, si la tumba del Mayor Holliday estuviera en duda, lo cual es por la información que he reunido, entonces la muestra de ADN tendría que provenir de la madre de John Henry. Esto es ADN mitocondrial (ADNmt). Este se transmite de la madre directamente a su hijo. Este tipo de prueba tendría que ser utilizada porque el método de prueba del cromosoma Y no podría hacerse debido al hecho de que la tumba del Mayor también está en cuestión. Sólo puedo imaginar la furia que John Henry sentiría si supiera que la gente iba a desenterrar la tumba de su querida madre sólo para descubrir dónde reside ahora su cuerpo.

Afortunadamente, he sabido que no hay planes para desenterrar estas tumbas y examinar sus restos. Incluso Bill Dunn, citado erróneamente en otro lugar, declaró que no tenía derecho a hacer esto y deshacer lo que el Mayor y la familia hicieron hace más de cien años y que no tenía planes de llevar a cabo tal acción. Y para ser sinceros, algunos secretos del pasado merecen permanecer enterrados. Aunque estoy seguro de que a todo el mundo le gustaría saber la verdad, no estoy seguro de que hoy en día tengamos ese derecho.

Aunque con esta considerable evidencia de que el cuerpo de John Henry podría haber sido retirado de Colorado y enterrado de nuevo en Georgia, sé que muchos no lo creerán y seguirán argumentando que todavía está enterrado en Colorado. Creo que los hechos hablan por sí mismos. Por lo menos, ponen en duda la creencia largamente sostenida de que John Henry Holliday está enterrado en Colorado.

Hubo personas prominentes en Griffin que han creído que Griffin, Georgia es el lugar de descanso final de John Henry durante muchos años. Esta idea no es nada nuevo. Pero como con cualquier leyenda, la especulación es algo delicioso. Nos permite a todos discutir y debatir en diversos foros las creencias que cada uno tiene. Todo el mundo debería tener un mínimo de paz tanto en su vida privada como en la muerte. Espero que, independientemente de la búsqueda de la verdad, todos permitan a este hombre y a su familia esa misma paz. Estoy seguro de que el debate continuará con respecto a esto, pero creo que he presentado puntos válidos que al menos pondrán en duda la supuesta tumba en Colorado.

Para mí creo que el mundo puede tener el monumento a la leyenda de Doc Holliday que reside en una montaña en el cementerio de Linwood. Prefiero con mucho el cementerio de Oak Hill en Griffin y la pacífica tumba cubierta de roble del hombre, John Henry.

Della A. Jones

Fuentes
Biblioteca del Tribunal Supremo de Colorado
División de Archivos de la Biblioteca del Tribunal Supremo de Colorado
División de Archivos de la Biblioteca del Tribunal Supremo de Georgia
Bill Dunn; residente en Griffin, Georgia
Karen Holliday Tanner; In Search of the Holliday’s
Steve A. Maze; En busca de la tumba de Doc Holliday

LA AUTORA EN LAS TUMBAS QUE CREE QUE SON DEL MAYOR HENRY HOLLIDAY Y DE JOHN HENRY HOLLIDAY

Deja un comentario