Cómo hacer un manual en una bicicleta de montaña

Preparación para el manual

Un manual en una bicicleta de montaña es un caballito sin pedalear, en el que utilizas la velocidad, el peso, el equilibrio y la gravedad para mantener la rueda delantera fuera del suelo. Las maniobras manuales requieren algo de tiempo y compromiso para aprenderlas, pero se sienten muy bien cuando finalmente las dominas. Antes de aprender a pilotar en manual, asegúrate de que tus caballitos están bien ajustados. Deberías ser capaz de hacer un caballito cómodamente durante unas cuantas manzanas y tener la modulación de tu freno trasero bien marcada.

Subiendo la rueda delantera

Para iniciar una manual, empuja tus pies hacia delante en los pedales mientras echas tu peso hacia atrás. Esto hará que la parte delantera de la bicicleta se levante sin pedalear. Es una habilidad difícil al principio y es probable que le cueste mucho levantar la rueda delantera. Concéntrate en empujar los pies hacia los pedales. Es un concepto un poco extraño, pero realmente ayuda. Al empujar los pies en los pedales, se pone todo el peso hacia atrás. No te levantas sólo con los brazos, sino que utilizas todo el cuerpo. Asegúrate de tener un dedo en el freno trasero cuando practiques esto, ya que una vez que lo descubras, tienes que tener cuidado de no salirte de la parte trasera.

Mantener la manual

Ahora que estás arriba, mantener la manual es todo cuestión de velocidad y empuje de cadera. Ya te digo que es un concepto súper, súper raro al principio. Cuando aprendes por primera vez, lo más probable es que estés pisando demasiado el freno trasero y disminuyas la velocidad rápidamente hasta que tengas que bajar la rueda delantera. Hacer esto en una ligera bajada es lo más fácil, y hacerlo con algo de velocidad también ayuda. Aunque siempre debe tener un dedo listo para agarrar el freno trasero, intente minimizar el uso del freno con las manuales y, en su lugar, controle la altura de su rueda con sus caderas y la posición de su cuerpo.

Más consejos para las manuales

Si su rueda delantera empieza a bajar, eche su peso hacia atrás como si estuviera subiendo la manual primero. Si empiezas a subir demasiado, mueve tus caderas hacia delante para bajar un poco la rueda. Intenta ser controlado con este movimiento. Al principio será brusco, pero la práctica hace la perfección. Un manual perfecto tiene muy poco movimiento perceptible y se controla con pequeños movimientos de cadera y un ligero apretón ocasional del freno trasero si es absolutamente necesario. Los manuales son una explosión cuando los aprendes y son un paso natural una vez que tienes marcados los caballitos. Buena suerte.

Deja un comentario