Beneficios para la salud y la belleza de los puerros

Pertenecientes a la misma familia que las cebollas y los ajos, pero con un sabor mucho más suave, los puerros son una verdura maravillosa y versátil que está en temporada durante los largos y fríos meses de invierno y hasta principios de la primavera. Los puerros, originarios de Asia central y cultivados actualmente en todo el hemisferio norte, tienen una rica historia. Los romanos creían que comer puerros era muy bueno para la garganta, y el emperador Nerón incluso recibió el nombre de «Parrophagus» (comedor de puerros) por su afición a comer puerros para mejorar su voz al cantar. Asociada a menudo con Gales, esta resistente hortaliza se convirtió en el emblema nacional del país cuando los soldados galeses los clavaron en sus cascos para diferenciarse del enemigo sajón. Con un pasado tan asombroso, y la capacidad de sobrevivir a temperaturas muy frías, quizás no sea de extrañar que haya tantos beneficios de los puerros para nuestro bienestar.

Beneficios para la salud de los puerros

Apoya a tu corazón

Los altos niveles de polifenoles y kaempferol en los puerros ayudan a proteger nuestros vasos sanguíneos de los daños causados por los radicales libres y la presencia de vitamina B folato (ácido fólico) también significa que son buenos para nuestro corazón. Esta maravillosa vitamina ayuda a regular los aminoácidos de la homocisteína en el cuerpo y, como los niveles de ácido fólico son más o menos los mismos en todo el puerro, ¡son una verdura saludable para el corazón de arriba a abajo!

Mantén tu piel limpia

Las verduras de la familia allium son ricas en interesantes antioxidantes y los puerros no son una excepción. Los antioxidantes son vitales para neutralizar el exceso de radicales libres dañinos y pueden ayudar a retrasar el proceso de envejecimiento del cuerpo, haciendo maravillas en nuestra piel. El betacaroteno y las vitaminas C y E ayudan a reparar los daños causados por el sol y también ayudan a nuestro organismo a absorber el hierro, lo que permite tener un cabello y unas uñas más sanos y fuertes.

Combatir las infecciones

Cuando se cortan, ciertos antioxidantes de los puerros se convierten en alicina. Este compuesto, que también se encuentra en el ajo, es altamente antibacteriano, antifúngico y tiene propiedades antivirales, por lo que es excelente para ayudar a combatir las infecciones. La reputación del ajo como apoyo al sistema inmunitario se debe a su contenido en alicina, y los puerros tienen propiedades similares para combatir los insectos. En combinación con el ácido fólico, que ayuda a transportar los glóbulos blancos y el oxígeno por todo el cuerpo, los puerros ayudan a combatir las infecciones, manteniendo las defensas de nuestro cuerpo al máximo.

Acelerar el proceso de curación

Las verduras de hoja verde son una de las mejores fuentes de vitamina K y esto no excluye a los puerros. Esta vitamina vital ayuda a la coagulación de la sangre y puede acelerar el proceso de curación de pequeños cortes y rozaduras. Cada adulto sólo necesita 0,001 mg de esta vitamina por kilo de su peso corporal cada día, por lo que es relativamente fácil asegurarse de que tenemos suficiente en nuestra dieta diaria.

Cultiva tus propios puerros

Siembra puerros bajo un manto en tierra fina a partir de marzo para cosecharlos a lo largo del siguiente invierno. Aunque estas verduras tardan mucho en madurar, merecen la pena, ya que pocas cosas crecen en el huerto durante los meses más fríos. Si prefieres no sembrar las semillas tú mismo, puedes comprar plantas de puerros pequeños en los centros de jardinería en mayo y junio y plantarlas en el exterior.

Deja un comentario