5 formas efectivas de superar un bloqueo mental cuando te presentas a un examen

Cambia tu actitud ante el posible fracaso

¿Qué te hace sentir ansiedad? Qué pensamientos te asustan más?

Si tu mayor temor es el miedo al fracaso, debes entender una cosa importante. Si ocurre que suspendes tu examen TOEFL o DELE, no se acabará el mundo. No importa cuál sea el resultado de tu examen, la hierba será verde, el sol estará caliente y, lo más importante, tu familia estará viva y gozará de buena salud.

Es obvio que a nadie le gusta perder. Y si has estado estudiando mucho durante unos meses, es natural que quieras aprobar el examen. Pero lo cierto es que no ocurrirá nada terrible si suspendes, porque tendrás otra oportunidad de aprobar el examen en el futuro.

«Para superar el bloqueo mental, debes permitirte suspender. Si dejas de considerar el fracaso de un examen como lo peor que te puede pasar en la vida, te librarás de la ansiedad», dice Timothy Williams, traductor jurado de TheWordPoint.

Calma los nervios antes de que empiece el examen

El principal problema es que los estudiantes tienden a ponerse nerviosos mucho antes de que empiece el examen. Y en el momento en que entran en la sala de examen, sus niveles de estrés superan todos los límites posibles, y su mente se queda en blanco.

Si no quieres suspender el examen por culpa de los altos niveles de estrés, debes calmar tus nervios antes de entrar en la sala. Aquí tienes algunos trucos que pueden ayudarte:

  • Aléjate de los compañeros que expresan negatividad y parecen nerviosos. La ansiedad es contagiosa, así que una vez que empieces a hablar con alguien que se siente ansioso, tú también te sentirás ansioso.
  • Escucha tus canciones favoritas. Te ayudará a deshacerte de los pensamientos ansiosos y mejorará tu estado de ánimo.
  • Si tu nivel de estrés está aumentando, y sientes que estás perdiendo el control sobre tus pensamientos, intenta distraerte. Mira vídeos de gatos en YouTube, llama a tu amigo – haz lo que sea que ayude a tu mente a relajarse.
  • Preséntate al menos 10 minutos antes de que comience el examen. Deberías tener tiempo suficiente para prepararte mentalmente y mirar a tu alrededor.

Desafía tu pensamiento «ansioso»

Si piensas en algo malo, no significa que sea cierto o que vaya a suceder realmente. Por ejemplo, si crees en la afirmación «voy a suspender este examen», no significa que vayas a suspender.

Si tiendes a pensar de forma negativa y tienes la sensación de que algo malo va a suceder definitivamente, significa que caes en las llamadas trampas del pensamiento. He aquí algunos ejemplos de trampas de pensamiento que pueden contribuir a su ansiedad:

  • Trampa de la lectura de los pensamientos: «Mis amigos pensarán que soy estúpido.»
  • Trampa de la sobregeneralización: «Nunca apruebo los exámenes a la primera.»
  • Trampas de la suerte: «Sé que cometeré muchos errores»

Para superar un bloqueo mental, debes sustituir tus pensamientos ansiosos por otros más realistas. Puedes hacerlo de la siguiente manera. Escriba los pensamientos que impulsan la ansiedad y luego modifique estos pensamientos para que suenen más reales y positivos.

Consideremos un ejemplo para que quede claro. Digamos que tu pensamiento «ansioso» suena así:

«Mi vocabulario es débil, y soy terrible en los exámenes. Voy a suspender el examen DELE. Nunca conseguiré mi objetivo!»

Tu pensamiento realista debería sonar así:

«No domino el español. Sin embargo, me resulta fácil leer libros en español. No sé si conozco suficientes palabras para completar el examen, pero me esforzaré al máximo mañana. Si no apruebo el examen, lo aprobaré en el segundo intento y, tarde o temprano, conseguiré mi objetivo.»

Evita «empollar»

Es imposible recordar mil palabras nuevas y decenas de reglas gramaticales en un día. Así que, por favor, ni siquiera intentes hacerlo. Deberías dedicar el día anterior al examen a repasar lo que ya has aprendido en lugar de estudiar temas nuevos.

Si no quieres disminuir tus posibilidades de aprobar el examen, no te empolles la noche anterior al examen. El «empollar» puede sobrecargar tu cerebro y provocar que la mente se quede en blanco durante el examen. No quieres que eso te ocurra, ¿verdad?

En caso de que sólo tengas unos días o unas horas para preparar tu examen, haz lo siguiente:

Usa un método sistemático para refrescar tu memoria. Por ejemplo, utiliza una tabla de repaso de los tiempos verbales o una hoja de trabajo para recordar lo que has aprendido sobre todos los tiempos verbales.

Haz una lista de tus errores más comunes y revisa las reglas y los temas que te ayudarán a evitar estos errores cuando estés haciendo un examen. Por ejemplo, si tiendes a utilizar mal los verbos modales, deberías repasar las reglas gramaticales relacionadas con este tema.

Una vez más, no intentes aprender todos y cada uno de los temas que aún no has aprendido. Si intentas memorizarlo todo, no recordarás nada. Mejor elige el tema más importante y céntrate en él.

Conclusión

Todos los consejos dados en este artículo son seguros y efectivos, así que no dudes en utilizarlos.

Y ten en cuenta que estar bien preparado para el examen es la mejor manera de reducir la ansiedad. Cuanto más estudies, mejores resultados obtendrás.

BIO:

Deja un comentario